Estas son las seis razones por las que la suscripción de coches crece frente a la compra

25 agosto 2020

● La suscripción implica pagar una única cuota mensual por el uso del vehículo con todo incluido (mantenimiento, seguros, ITV, etc.) sin entrada inicial ni cuota final y con la flexibilidad de poder cambiar de vehículo. 

● Las suscripciones a vehículos de Bipi crecen un 200% mensual gracias a la flexibilidad que ofrecen a la hora de contar con un coche. 

Madrid, 25 de agosto de 2020.- Con la llegada del Covid-19 la movilidad está cambiando y el transporte privado se ha convertido en el medio preferido para la mayoría de los españoles debido a las aglomeraciones y a la inseguridad a la hora de usar el transporte público por miedo a contagios. Sin embargo, la situación económica hace que no todos puedan comprarse un vehículo, debido al desembolso inicial que ello implica, de ahí que la suscripción de coches esté aumentando considerablemente. De hecho, las suscripciones de la compañía tecnológica Bipi están creciendo un 200% mensualmente desde mayo. Entre los motivos que explican este crecimiento están: 

1. Flexibilidad. La suscripción destaca por la flexibilidad que ofrece ya que es posible suscribirse a un coche desde un mes con la posibilidad de cambiar de vehículo por otro en cualquier momento y con la opción de devolverlo si las circunstancias cambian y ya no lo necesito. El usuario elige la permanencia que quiere. Comprarse un coche supone una atadura a largo plazo, las suscripciones lo evitan. 

2. Una única cuota mensual y sin entrada inicial ni cuota final. Para realizar una suscripción no es necesario hacer grandes desembolsos iniciales ni finales. Tan solo hay que pagar una cuota mensual con todo incluido en el precio. La cuota depende del tipo de coche. Bipi ofrece más de 40 modelos diferentes a elegir; desde un Fiat 500 por 199€ al mes, hasta un Tesla por 999€ al mes, pasando por modelos híbridos como el Hyundai Tucson, e incluso motos. 

3. Todo incluido en la cuota mensual. Comprar un coche implica también destinar un gran desembolso económico en mantenerlo: averías, mantenimiento, cambios de ruedas, seguros, ITV, etc. Sin embargo, en las suscripciones está todo 

incluido (mantenimiento, seguro, ITV, etc.), de manera que tan solo hay que ocuparse de ponerle combustible o de cargarlo (en caso de que sea eléctrico). 

4. Sin depreciación del vehículo. Automáticamente en el momento en el que sacamos un coche del concesionario, pierde aproximadamente un 10% de su valor. A esto debemos sumar que, a finales de su primer año, previsiblemente el coche habrá perdido un 10% adicional por su uso (en algunos modelos, incluso más). Los cuatro primeros años de vida de un vehículo son los más duros en lo que a depreciación se refiere, durante ese periodo de tiempo pierden en torno a un 15-25% por año. Estos datos reflejan que comprar un automóvil no es una inversión, supone un gasto y una pérdida de valor mientras que las suscripciones permiten disfrutar de un coche como si fuera tuyo, pero sin lo negativo de comprarlo. 

5. Proceso 100% digital. Comprar un coche puede ser un largo periplo que implica muchas visitas al concesionario para asegurarse que el coche elegido es la mejor opción. Sin embargo, las suscripciones de Bipi se realizan 100% digital a través de la web www.bipicar.com en tan solo unos minutos y se recibe el coche en menos de una semana. 

6. Inestabilidad económica y política. El momento actual, en el que la tasa de paro supera el 15% debido a la situación ocasionada por el Covid-19, unido a las posibles nuevas regulaciones en materia del automóvil (con impuestos más duros a los vehículos contaminantes, incluso un endurecimiento de las etiquetas), hace que las suscripciones se posicionen favorablemente por encima de la compra de un coche, ya que evita preocupaciones innecesarias de este tipo. 

La incertidumbre del momento actual hace que comprarse un vehículo pueda no ser la mejor decisión en este momento. Hace años, comprarse un automóvil podía ser sinónimo de status, pero hoy esa concepción ha cambiado, ya que supone un gran desembolso inicial para un producto que, no sólo pierde valor, sino que supone un gasto constante. Las suscripciones suponen una de las opciones más interesantes para los que necesiten un vehículo privado y quieran evitar los problemas de tener uno.